Tomada de Forbes :
http://b-i.forbesimg.com/markfidelman/files/2013/09/clip_image002.png

Desaprender para aprender

*Foto de portada tomada de: http://www.forbes.com/sites/markfidelman/2013/09/17/we-need-to-hack-public-education/#abf23d585e4a

Es normal que relacionemos a un hacker con un usuario destructivo, un abusador y que crea virus para irrumpir sistemas de seguridad e información. Cabe destacar que el término no se refiere a la piratería, a tomar contenido de otros y difundirlo sin su permiso. Para una cultura hacker respetuosa existen lineamientos y herramientas legales gratuitas que permiten el intercambio y uso de la creatividad y el conocimiento. El Internet y la divulgación de contenidos y obras es una realidad en el mundo actual y tenemos al alcance un sin fin de herramientas que debido a las restricciones de la información nos permiten, irónicamente, en unos cuantos clicks romper leyes y tener una conciencia de ir en contra de lo permitido.

Aunque si existen los hackers computacionales.

 

Captura de pantalla 2016-08-23 a la(s) 9.53.20

 

El mundo de hoy requiere romper compartimentación de cierta información o apertura de los medios, generar contenidos colectivamente sin ser penados o considerados ilegales. La Cultura se crea casi naturalmente con respuestas de un colectivo que reacciona a la información que la gente vive, comparte y enriquece, dando un enfoque diferente. Es esta cultura colectiva de creación la que queremos compartirle a nuestra comunidad escolar.

Tratemos ahora de darle un trasfondo y un contexto a la cultura hacker. Citando al finés Pekka Himanen, quien en su libro “La ética Hacker” (2002) menciona el  “Jargon file” (glosario del argot hacker); “los hackers son aquellos que programan de forma entusiasta, y es un deber de naturaleza ética compartir su habilidad elaborando software gratuito y facilitando el acceso a la información y recursos de computación siempre que esto sea posible”.

Cabe destacar que un hacker es un experto o entusiasta de cualquier tipo, no necesariamente relacionado directamente con las computadoras u ordenadores. Un hacker es capaz de tener el espíritu en cualquiera que sea su área de expertise, por ejemplo hacker médico, artístico, periodístico o docente. (Himanen, 2002)

Sin duda estamos en una era digital que pone al alcance de todos, incluyendo a nuestros niños, una cantidad infinita de información y herramientas que pueden encontrar en línea y que les dan gran cantidad de posibilidades para intervenir y ser parte de un proceso de creación y divulgación.

Apertura, transparencia, accesibilidad y trabajo colaborativo son palabras clave que definen el movimiento hacker.

La ética hacker se caracteriza por la búsqueda de la pasión en el trabajo, el rescate de lo lúdico y de lo creativo en el proceso de creación entre iguales, en un proceso continuo de autocorrección, de participación desjerarquizada y de acceso abierto a los resultados generados. Se basa en un proceso de learning by producing, un proceso de desarrollo continuo en el que los usuarios se convierten en productores de tecnología y en agentes transformadores de la red en su conjunto. Una cultura que implica la adopción de “nuevos modelos mentales y de nuevas formas de conceptualizar la creación del valor” (Romero, 2014).

 

Pero… ¿Cómo aplicamos el hackeo en la educación? El alumno se convierte en colaborador, el hacker, alumno o maestro, pide ayuda y aclara sus dudas en áreas en las que aún no es experto. Se genera automáticamente un entorno de aprendizaje en continua evolución, en el que el profesor invita a reflexionar, colaborar y pensar en forma conjunta, integramos mecanismos que incentive la práctica creativa y el pensamiento crítico, que nos hacen sentir agentes activos en el mundo que estamos construyendo y que nos permite facilitar condiciones y estrategias para ver las cosas de otra manera.

Reconocer que no sabemos todo, que “yo sé algo y tu sabes algo más”, tener conciencia de colectividad, de compartir nuestras experiencias y conocimientos y a la vez crear más y mayor riqueza del conocimiento. Se trata de no ser solamente receptores, sino también emisores; lograr que la gente se lance a crear cosas como “anónimos”, sin necesidad de ser personajes reconocidos.

Desde su creación, el Colegio Hebreo Maguen David se ha caracterizado por ser una institución vanguardista, de abrir posibilidades y buscar lo mejor para sus alumnos, seguimos los pasos de nuestros fundadores, quienes siempre tuvieron un sentido de innovación. Todos somos Generación MD.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *