IMG-20160202-WA0017

Aula invertida para maestros en formación

En un congreso de Educación tuve la oportunidad de escuchar una conferencia sobre el Modelo “Flipped Classroom”, Modelo de la clase invertida, por dos maestros que utilizaron esta metodología en sus clases de química.

Este modelo se caracteriza por llevar el aprendizaje de los alumnos fuera de las paredes del aula, obteniendo así un tiempo muy valioso para que los docentes puedan llevar a cabo otro tipo de técnicas que facilitan la adquisición de conocimientos y que se distancian de la enseñanza tradicional.

El tiempo de clase se libera así para el aprendizaje basado en proyectos, la reflexión sobre el propio aprendizaje o el asesoramiento entre los propios alumnos.

El ambiente del aula se convierte en un ambiente activo de aprendizaje centrado en los estudiantes. Los profesores ahora tienen tiempo para la formación individualizada y para centrarse en las evaluaciones individuales, además de formar grupos de trabajo pequeños.

Entre algunas ventajas de este modelo de trabajo se mencionan:

  1. El aprendizaje se adapta mucho mejor a los ritmos de trabajo de los propios estudiantes, lo que evita la frustración en aquellos que, por ir más adelantados o ser más brillantes, se ven obligados -en los modelos de trabajo tradicionales- a asistir a repeticiones que para ellos son innecesarias o a ritmos de trabajo muy lentos.
  2. Los alumnos pueden repetir dentro de una secuencia de aprendizaje tantos procesos, actividades, visualización de contenidos, etc., como les sea necesario para obtener el conocimiento.
  3. Los alumnos pueden pausar el proceso de aprendizaje para que se adapte a su estilo de aprendizaje y velocidad de absorción sin interrumpir al maestro o a otros alumnos.
  4. Al liberarse de ser el eje central de la presentación de los contenidos, el profesor gana hasta cuatro veces más de tiempo, que puede pasar junto a cada uno de sus alumnos. Esta interacción aumenta, tanto el interés de los alumnos, como la posibilidad de que se dé realmente un aprendizaje personalizado de acuerdo a sus propias posibilidades.
  5. Este tipo de modelo promueve la interacción social y la resolución de problemas en el grupo de alumnos.

Fuente: (Sam, A. & Bergman, J. 2007)

A pesar de que la metodología me pareció una excelente estrategia y que bien sé, no es del todo nueva, es obvio que no podía utilizarla con mis chiquitos del preescolar. Pero entonces pensé que podría ser una buena idea implementarla con mi equipo de docentes dentro del programa de formación y capacitación.

Para mostrarles de dicha estrategia, la utilicé con ellos. Mandé con antelación bibliografía, grabé mi ponencia acompañada de una presentación y les pedí que después de leer y ver el video de la “clase”, propusieran preguntas para el día de la capacitación presencial. Fue una experiencia muy rica. Mis maestros comentaron que, según su ritmo personal, pudieron ver una o más veces el video; su interés por el tema se vio enriquecido y la clase presencial se hizo mucho más dinámica y ágil. Me parece que es una estrategia de enseñanza-aprendizaje muy rica para maestros en formación.

Puedo finalizar este artículo diciendo que el modelo de Flipped Classroom aplicado a maestros en formación procura invertir el modelo tradicional de cómo aprenden los maestros, que siguen siendo parte fundamental de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Fue una forma distinta y rompimos simplemente con lo…tradicional. ¿No es esto lo que queremos lograr con nuestros alumnos? Pues empecemos con los maestros.

Linda Michán. Directora de Preescolar.

Comentarios

Patricia Martínez

Es muy interesante conocer como se realiza la capacitación de los maestros para enriquecerlos a nivel personal y que este beneficio lo reciban los pequeños en formación.
Felicidades!!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *