IMG_4385 2

¡Hagamos la lectura viral!

Nos encontramos en una era donde cada día pareciera que nos alejamos más de los libros. Hoy en día un emoticon o símbolo transmite un sin fin de emociones y pensamientos. Un baile gracioso, un caída,  una frase o una canción con poco contenido se convierten en virales. También se comparte un sin fin de información de las que, pocas veces nos preguntamos su veracidad u objetivo. Antes como alumnos cuando se nos pedía informarnos sobre un tema,  lo que hacíamos era consultar una enciclopedia reconocida, un libro de SEP o bien un diccionario, de alguna manera contábamos con fuentes más confiables que irónicamente limitaban nuestros aprendizajes o bien cuartaban el poder llegar más allá. Hoy, ya contamos con diversos recursos físicos y digitales para poder llegar más allá, pero irónicamente en ocasiones se nos dificulta comprenderlos, utilizarlos para construir, acercarnos para intercambiar,  romper barreras para ampliar etc. Esto nos lleva a cuestionarnos como docentes ¿qué hacer para apoyar a nuestros alumnos a utilizar estos recursos físicos y digitales de manera que les construyan?

Los chicos, por lo general al realizar sus indagaciones o desarrollar sus proyectos  consultan diversas plataformas digitales las cuales en su mayoría contienen gran cantidad de información. En ocasiones toman la primer liga que les apareció, en otras ingresan al portal porque les parece bonito, otras tantas toman el primer párrafo, consultan videos por los muñequitos, etc. Consideramos que es vital apoyar a nuestros alumnos con habilidades que les permitan analizar la información a la que se enfrentan,  pensar en los elementos que harían confiable el portal al que ingresan, comparar diversas fuentes, argumentar desde bases sustentadas, emplear su creatividad, desarrollar un pensamiento crítico que les permita validar las fuentes y contrastarlas para emitir argumentos informados, etc. El lenguaje integral apoya mucho a los alumnos a posicionarse como escritores y lectores expertos, lo que favorece lo mencionado anteriormente.

Decidimos realizar la apertura del libro Mina mediante experiencias que le permitirán a los alumnos la motivación, trabajo autónomo, desarrollar su creatividad, reconocer algunas estrategias de lectura así como acciones y procedimientos de metacognición que realiza un lector experto para el deleite y comprensión de un libro.

Para generar un trabajo autónomo decidimos manejar listas de cotejos con las acciones que debían realizar para cumplir con la tarea a desarrollar relacionada con el objetivo, también se apoyó a los estudiantes con rúbricas para favorecer la autoevaluación y  la reflexión sobre sus aprendizajes para compartirlo con sus compañeros al exponer sus trabajos. Algunos puntos de la rúbricas fueron: explica brevemente la tarea que te tocó desarrollar, ¿cómo favoreció la estrategia de lectura que desarrollaste a la comprensión?, ¿en qué otros contextos la utilizarías?, ¿de qué te diste cuenta?, explica las acciones que favoreció el trabajo colaborativo, etc. Se les pidió a los equipos que primero leyeran ambos formatos para que tuvieran claro la tarea a desarrollar, la estrategia a identificar y emplear, las acciones para lograr el objetivo y los puntos a evaluar. Lo anterior favorece a que los alumnos tengan claro lo que van hacer, en los procesos que deben enfocarse y los objetivos de aprendizaje.

Los chicos cuentan con una portafolio de evidencias digital (google site) mismo que van construyendo con sus aprendizajes, por tal motivo se les invitó a tomar evidencias que consideraban relevante para subirla a su Site y redactar lo que aprendieron y cómo lo van a emplear en diversos contextos.

Captura de pantalla 2018-10-17 a la(s) 20.10.54

Los centros de trabajo que se trabajaron fueron:  “El tendedero para imaginar con Mina” que tenía como  objetivo analizar la portada utilizando la estrategia de lectura  inferencia, los alumnos tenían que crear una historia con base al análisis de la portada mediante un tendedero de imágenes, el producto era narrar su tendedero a través de las imágenes.  ¿Quién rayos escribió este libro? tenía como objetivo conocer al autor del libro con la intención de generar un punto de vista del mismo. Así mismo, de manera paulatina, logra clasificar a los autores  y definir sus intereses, la estrategia de lectura que se favoreció fue formulación de preguntas para analizar la información de la biografía del autor, el producto fue que los estudiantes realizarán un mini periódico mural con el título “Conoce a David Almond” acompañado de preguntas que les gustaría hacer al autor y validar al autor como especialista. “ Hackeo al ilustrador  Luis Safa del libro Mina” el objetivo de este fue que los alumnos lograran realizar, mediante el análisis de la sinopsis y las dos primeras páginas, al menos ocho ilustraciones relacionadas con lo que leyeron para dar a conocer de qué trata el libro, la estrategia de lectura que se favorecio es  conectar lo nuevo con sus conocimientos previos, el producto que tenían que realizar era elaborar un pequeño libro de ilustraciones con base a la sinopsis del libro Mina, así como la importancia de la misma y un pequeño organizador con la información más relevante del ilustrador. ¿Quién es Mina? el objetivo era que  tomando en cuenta la  información leída puedan determinarán  las características de Mina mediante un esquema y palabras claves, la estrategia de lectura que se favoreció fue determinar ideas importantes, el producto fue realizarán un esquema de la identidad de Mina justificando el por qué creen que es así. “Luz de luna maravilla. Moscas y sin sentidos” el objetivo fue que los alumnos comenzarán a leer el libro y logren transmitir sus puntos de vista e invitar a sus compañeros a leerlo, la estrategia de lectura que se utilizó fue Síntesis, el producto consistió en que los estudiantes contarán el inicio del libro con sus propias palabras, dando una reseña mediante el formato de booktuber, el producto dar una reseña  del inicio del libro y motivar a sus compañeros a leerlo mediante el formato de booktuber.

 

Nos dimos cuenta que los alumnos se mostraron activos al realizar las actividades,  tuvieron momentos de conflictos, se les invitó a utilizar el diálogo para resolver los mismos y llegar acuerdos, también favoreció el trabajo colaborativo ya que debían participar todos sin embargo existieron momentos donde les costó sumarse a todos, así que se les pidió hacer altos y reflexionar sobre los beneficios del trabajo colaborativo, en algunos casos se les pidió recordar lo que trabajaron sobre este tema y consultar sus reflexiones pasadas. Por otra parte proponían ideas o debatían durante el proceso, esto favoreció a desarrollar habilidades.

Los chicos expusieron y compartieron sus experiencias, intercambiaron y se realizaron preguntas. Para cerrar se les pidió realizar en su cuaderno una reflexión sobre las experiencias, lo que aprendieron, lo que más les gustó. en general se muestran motivados a leer sus libros y vivir más experiencias de este tipo al leer.

 

Fue una gran oportunidad que nos permitió posicionar a nuestros alumnos frente a la lectura.  Los profesores de sexto de primaria: Ángel Ambrocio, Daniela García, Carlos Vázquez y Nancy Márquez, seguimos creando acciones para viralizar  la lectura.  Las evidencias expuestas en este artículo fueron tomadas prácticamente en su mayoría por los alumnos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *