DSC_0021

Carpintería y arte abstracto

Creación de mueble hexagonal

La actividad se nos ocurrió por la necesidad de almacenar objetos personales de quienes ocupábamos la antigua oficina de Cultura Digital, una oficina pequeña; se extraña esa convivencia tan cercana que teníamos. Recuerdo que trabajábamos entre cajas y necesitábamos mobiliario que se adecuara al espacio reducido que teníamos.

Entonces pensamos, ¿por qué no hacemos un mueble? En coordinación con la maestra Monika Garcia Kuehn, y sus alumnos de arte de  3° de Bachillerato, Emelyn y un servidor, ambos mentores de Makerspace, realizamos una intervención. La idea era realizar mobiliario modular que permitiera acomodarlo a gusto y necesidad de los usuarios, pero sobre todo que optimizara espacios.  Las ideas comenzaron a fluir y paso a paso se logró una evolución adecuada del proyecto, se optó por un hexágono como pieza modular. ¿Por qué el hexágono?

Nos inspiramos en dos elementos principales: las abejas, quienes de forma colaborativa construyen y mantienen vivo su panal, cada una de ellas aporta algo a su hábitat. El trabajo colaborativo caracteriza al movimiento Maker del que formamos parte. El otro elemento es el logotipo del Colegio Hebreo Maguen David.

maguen_david_logo

Los alumnos vivieron muy de cerca la actividad involucrados en cada detalle del proceso; descubrieron cómo hacer trazos geométricos con cálculos sencillos, aprendieron a trazar triángulos, cuadrados, pentágonos, hexágonos… descubrimos que los 360º nos envuelven en su constante infinito. Cada partícula, cada átomo que conforman cada sistema en el Universo son como coordenadas en el espacio que al ser unidas, forman líneas y a su vez planos bidimensionales y que al superponerlos dan vida a un cuerpo tridimensional. Entender estos principios ayudó a los alumnos a visualizar y construir de manera más sencilla los prismas hexagonales.

El proceso de elaboración se dividió en seis etapas: trazo del hexágono, corte del Triplay, armado, lijado, diseño y decoración de los módulos.

Después de trazar y medir, calcularon el total de piezas de Triplay que tenían que cortar. Antes de empezar a cortar se establecieron normas de seguridad para evitar accidentes, explicamos el uso correcto de las herramientas de corte, que en este caso fue una sierra de brazo radial. Entusiasmados por su primer experiencia con este tipo de maquinarias, los alumnos cortaron las piezas necesarias.

Llegó el momento de armar el mueble… y se vio el entusiasmo de las alumnas al momento de utilizar pegamento, clavos y martillo para dar forma a cada pieza suelta. Iniciamos con la base hexagonal y fuimos colocando cada una de las caras hasta cerrar por completo el prisma, después vino el lijado, utilizando lijas de grano medio se dejaron bordes y cantos sin asperezas.

Para dar los acabados finales, el salón de artes de la maestra Mónika fue invadido por colores. Los muebles comenzaron a tomar más vida, los diseños abstractos se apoderaron de cada centímetro de la madera; los pinceles, en complicidad con los colores, se convirtieron en una extensión de las manos de cada alumno que con gran entusiasmo plasmaba su personalidad, sus inquietudes, sus anhelos, sus alegrías, triunfos y hasta sus frustraciones…

Al final quedaron varios módulos hexagonales; lo importante, más allá de si las piezas quedaron perfectas, fue la inquietud de los alumnos, los procesos de análisis y aprendizaje, que además se convirtieron en curiosidad y ganas de compartir lo aprendido. Los alumnos pudieron llevar a lo tangible la geometría, el manejo del espacio y el volumen.

Mira nuestro proceso… y si quieres aprender a hacer este mueble, sigue el Instructable aquí.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *