DSC_0094

Arduino en la Maguen

Aprendiendo un nuevo lenguaje

Cuando aprendemos una lengua extrajera, nuestro pensamiento se vuelve más analítico y con ideas más ordenadas para la resolución de problemas en la vida cotidiana. Lo mismo pasa cuando aprendemos a programar; y en la actualidad aprender es muy sencillo por el avance  de la tecnología y el inicio de comunidades en internet.

Una herramienta que se ha convertido en un instrumento para los que son y no son programadores es Arduino, que trata de una plataforma electrónica de hardware abierto que se conecta directamente a una computadora y por medio de un ambiente virtual desarrollado por la empresa podemos llegar automatizar procesos de nuestra vida diaria hasta muy específicos como el construir un robot o una impresora 3D. Esta plataforma ha permitido que muchas personas al rededor del mundo pueden llegar a fabricar prototipos de ideas que hubieran necesitado conocer teoría de los circuitos, electrónica digital y de potencia, además de estructuras de algoritmos que solo se hubiera obtenido el conocimiento estudiando alguna carrera tecnica en sistemas digitales o alguna ingeniería orientada a los sistemas electrónicos y de computo.

Por las bondades que Arduino ofrece, hoy en día se utiliza mucho en escuelas de nivel básico en el mundo, esto es con la intención de hacer alumnos interesados en los procesos informáticos y que despierten una curiosidad inmensa alrededor de sus proyectos escolares. La orientación pedagogica que se le da a Arduino en las aulas de clase es basado en retos y proyectos, desafiando la imaginación del alumno para que pueda observar la aplicación de sus asignaturas a un mundo virtual programado y que tendrán un producto físico para jugar durante clases posteriores.

Pensando en lo anterior, la Maguen se ha permitido desarrollar aplicaciones directas de Arduino con los alumnos, cuya finalidad es que encuentren una inspiración en sus materias y que puedan conocer y aprender de manera distinta con el apoyo de esta herramienta, un claro ejemplo de esto fue la construcción de un robot cuya finalidad fue que se observaran fenómenos físicos tales como la medida de la incertidumbre, la velocidad y aceleración de un carro y comprender en general el movimiento rectilinio uniforme. Los alumnos tuvieron la experiencia de colaborar entre ellos para diseñar construir la estructura, comprender el movimiento generado por un par de motores con sus llantas y poder ensamblar el Arduino con un sensor que mediría la distancia y una pantalla que les indicaría el tiempo de recorrido junto con la distancia que tendría que recorrer el robot hacia un objeto, lo interesante viene cuando los alumnos comprenden y construyen su programa de movimiento de motores para lograr que se moviera y cumplir con el objetivo de la materia de física, que era verificar la teoría vs. la practica.

Se pretende que los alumnos de la Maguen puedan aprender a automatizar los proyectos que hacen en clase y de esta manera mostrarles un mundo tecnológico en materia de electrónica y programación para dejar un futuro consumidor para ser un prosumidor de tecnología.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *